Lucha senegalesa

La lucha senegalesa (lamb, laamb en wolof) es un deporte popular tradicional senegalés, se da especialmente en las regiones del Sine-Saloum y Casamance. También se práctica en Gambia.

Deporte de contacto, la lucha senegalesa incorpora también boxeo, de hay el nombre de “lucha golpeando “. El luchador puede patear y recurrir al cuerpo a cuerpo para tumbar al oponente.

Además bajo su dimensión deportiva incluye una dimensión cultural y folclórica (bakk) que se implementan a través de animaciones de la cultura tradiciónal senegalesa.

Siendo en su origen un deporte de aficionados, la lucha senegalesa se ha convertido en un deporte profesional que atrae cada vez a más y más jóvenes deportistas y público. Los luchadores se dividen en equipos miembros de una federación que gestiona este deporte.

Historia

Deporte tradicional, los primeros combates tienen lugar después de la temporada de lluvias siendo oponentes los luchadores de las aldeas cercanas. Los Campeonatos se llaman “mbaapat”. Esto se da particularmente en las regiones septentrionales del Sine-Saloum y Casamance. El ganador del torneo puede ganar ganado, grano y otros bienes.

Con el paso del tiempo y el éxito, los combates están tomando cada vez más importancia.

Grandes nombres marcan la historia de la lucha senegalesa: Falaye Baldé, Doubaless, Mbaye Gueye (”Tigre de Fass”), Manga 2 (”Rei de las Arenas”), entre otros.

Pero ha sido con la llegada de Mouhamed Ndao (Tyson) que la lucha ha despegado convertiéndose en un deporte profesional con sueldos de millones de francos CFA y un gran número de espectadores. A día de hoy los combates son los principales acontecimientos deportivos que movilizan los medios de comunicación y la atención de los residentes y la diáspora.

Ritual

La preparación mística es fundamenta. El “Baccou” consite cantar sus proezas para intimidar al oponente y seducir a su audiencia bailando al ritmo del tam-tam. Los griots empujan a los luchadores para superar al contrario en los cantos de sus alabanzas.

El “Ndawrabine” se lleva a cabo por un grupo de mujeres mayores vestidas tradicionalmente y bailando con sus pañuelos durante toda la duración de la lucha.

El papel del marabú es proteger el combatiente contra los hechizos y genios que puedan molestarle. Los encantamientos y fórmulas mágicas ayudan a la victoria.

“Xons”: grigris luchadores

¿Que interés tendría de un combate lucha sin su ceremonia, sus rituales y creencias que dan al evento toda su sustancia, todas sus tensiones y su magia? En Senegal, “xoon” (o “xoromsi”, “xondiomes”), legado de creencias vivas, si bien animistas, no son ningún folclore sino un hecho real de la sociedad.

Creamoslo o no, prácticas oscuras para algunos, habitudes para otros, estos rituales religiosos son parte de la vida cotidiana senegalesa. Algunas de las mentes más racionales reconocen que, a su juicio todo el mundo tiene al menos un ejemplo para demostrar la existencia de este tipo de proceso sobrenatural.

Reglas

El reglamento es muy estricto y complejo. Se aplica por tres jueces árbitros.

Un combate dura cuarenta y cinco minutos , éste está dividido en tres partes con pausas de cinco minutos. La batalla finaliza tan pronto como se produzca una caída de uno de los luchadores. Se considera perdedor el primero que con la cabeza, las nalgas o la espalda toque el suelo. La victoria también se atribuye a un luchador cuando su oponente ya no tiene las características físicas o condiciones médicas adecuadas para la lucha.